NOTICIAS

CL Guanarteme gana en segunda categoría el XXVII torneo de Lucha Corrida 2018

Culminando una gran temporada, el CL Guanarteme se impuso por 19-18 al Roque Nublo y se adjudicó el XXVII Torneo de Lucha Corrida en segunda categoría y que disputaron conjuntamente con el Almogaren de Valsequillo y el Castro Morales/Macrofit de las Huesas en Telde.

El Guanarteme se clasificó al eliminar al Almogaren, mientras que Roque Nublo hizo lo propio con el Castro Morales, aunque cada uno ganó en su terrero por 18-17 y tuvo que decidir el desempate el Comité de Competición, por más luchas a favor el club del Cruce de Arinaga. La final se llevó ante una gran entrada en el terrero José Manuel Hernández de Valsequillo y teniendo como árbitro a Isaac Guillén y auxiliares, Francisco Candelaria y Sebastián Caballero.

Gran entrada en Valsequillo y espectáculo dentro del terrero con un Roque Nublo que logra adelantarse en el marcador con un alarmante 9-4, que fuerza la salida de los hombres claves del bando capitalino, Aarón Dávila y Alberto Angulo. Por el bando del mandador Juan Coruña destacaba el juvenil Doramas Infante, mientras que Aarón y Alberto, con 3 victorias cada uno emparejaban la luchada, todo ello con vistosas agarradas por parte de ambos bandos.

Carlos Santana puede con Aarón Dávila, Jonathan Suárez y Adrián Santana, mientras Carlos Morales caía con Alberto Angulo y así con total equilibrio en el marcador Joan Lajo puede con Armiche y Carlos Santana y empatan a 17.

Agarrada final entre Fran Rodríguez del Toro y Joan Lajo, con dos amonestaciones cada uno y separados por tiempo. Vuelven a agarrar al no quedar más luchadores y de nuevo separados con 3 amonestaciones. Finalmente hubo necesidad de aplicar la muerte súbita y en el primer enfrentamiento Alberto Angulo que sorprende por cogida de muslo a Carlos Santana y se lleva el título.

En segunda categoría se enfrentaron el campeón de Liga, Roque Nublo y el campeón de Copa, Guanarteme y la balanza final es favorable para los hombres de Santiago Ojeda, al acumular dos títulos por uno los de Juan Coruña. La mejor prueba de la exquisita deportividad de ambos clubes fue el abrazo final ente los dos mandadores.